Inicio - Esther Aparicio Hernández
Escríbeme: info@Estheraparicio.com
Nací en Madrid y mis recuerdos infantiles juegan al escondite en el patio de una pequeña casa en Cuatro Caminos. Allí aprendí la mitad de lo poco que sé. Mi primera juventud fue un paseo por los locos y liberales años ochenta.  La música y la fantasía nunca me han abandonado y a pesar de las injusticias y maldades que nos rodean, aún creo en un mundo mejor. Un mundo en el que la cultura sea el plato principal en el banquete de los pueblos. A veces imagino que despertamos y dejamos de hacerle el juego a los que se enriquecen inventándose guerras. Y sigo soñando que borramos las fronteras y liberamos los márgenesLeer toda la Biografía
Obra
Más obras
Últimos post

EL MISMO PERRO CON DISTINTO COLLAR

Este verano ha sido largo y caluroso, pero al fin estamos teniendo días fresquitos. Pues menos mal – dice Bardita- porque con el calentón que va creciendo entre el gobierno de España y la Generalitat, cualquier día salimos ardiendo. Tienes razón, aunque algunos esperamos que se imponga el sentido común. Tú no te preocupes, peluche.

EL MISMO PERRO CON DISTINTO COLLAR

Este verano ha sido largo y caluroso, pero al fin estamos teniendo días fresquitos. Pues menos mal – dice Bardita- porque con el calentón que va creciendo entre el gobierno de España y la Generalitat, cualquier día salimos ardiendo. Tienes razón, aunque algunos esperamos que se imponga el sentido común. Tú no te preocupes, peluche.

Leer más
AGOSTO YA NO ES LO QUE ERA

Ahora que todos se amontonan en la playa, Bardita y yo ocupamos los parques. Cada uno busca sus rincones para disfrutar. Yo no soporto las aglomeraciones, quizá porque soy una solitaria y para pasar una mañana de lujo me basta con tener a mano una arboleda. No hay más que ponerse las zapatillas, echar al

Leer más
LAS CARTAS DE TÍA SANTI Y SOMOS CIUDADANOS DEL MUNDO

La música es luz y alegría y tiene la virtud de elevarnos sobre las nubes del tiempo. A veces oímos una canción olvidada y aterrizamos en lugares y momentos atesorados en la memoria. Estos días me ocurre con Rush, no hago más que pinchar uno de sus discos y me veo en la casa de

Leer más