PIDO PERMISO PARA LLORAR

Un abril de hace mucho tiempo, mi hermana Marina, con apenas dos años, salió de casa dispuesta a saborear la libertad. Era una preciosa muñeca y mientras yo nacía en un hospital cercano, se escurrió por alguna puerta entreabierta y recorrió el barrio en busca de aventuras. Casi puedo imaginarla con sus rizos negros y…

EL DÍA DE LOS SUEÑOS

Asomarse a vidas ajenas y descubrir mundos desconocidos. Viajar por universos paralelos y más allá. Temblar de miedo. Morderse las uñas de impaciencia esperando lo que vendrá a continuación. Reír a carcajadas y enamorarse del contoneo de un buen culo. Sentir una inesperada emoción que nos arranca gruesos lagrimones. Saborear misterios enterrados de antiguas civilizaciones…